La suite de la escritora

La primera mención que recuerdo sobre la 2da Guerra Mundial es “El diario de Ana Frank”, creo que lo leí a los 10 años por recomendación de mi mejor amiga… Poco después en la escuela, me empezaron a relatar los hechos de la guerra y hablar del holocausto y el mar de gente inocente que fue asesinada. Esa época de la historia fue muy oscura, por lo que siempre intenté alejarme, hacerme la de oídos sordos por no querer descubrir más maldad, no es mi onda y así no lo quiera, me indigna mucho y me termina afectando emocionalmente el enterarme de la tortura que padeció tanta gente, así haya sido hace mucho tiempo.

Por eso detesté cuando en el colegio me llevaron al auditorio a ver “El pianista” y luego cuando en el primer ciclo de la universidad, en el aula proyectaron un documental con imágenes verídicas  de los campos de concentración, ver cómo los cuerpos eran removidos por tractores… casi vomito. También se me escarapeló el cuerpo cuando leí en una revista, el testimonio de la por aquel entonces niña peruana, que fue la única sobreviviente de su familia de origen judío.

Es por ello que nunca he visto ni veré “El niño de pijama a rayas” por más buena película que me hayan dicho que es, sé que terminaré llorando.

Por todo lo contado es que no me atrae para nada las historias basadas en la Segunda Guerra Mundial.

Esta vez la película de la que escribo me causó interés por el título,”Suite Française” y como vivo ligeramente obsesionada con todo lo francés, me animé a verla, sin saber, claro está, que encontraría una historia del tiempo Nazi, pero bueno, lo descubrí al primer minuto luego de poner play. Sin embargo, quería entender por qué  la película se llamaba “Suite Française”, ¿Qué tenía que ver una habitación francesa en todo eso? Y así fue como conocí la historia de Lucille y  Bruno. Como todas las historias que recomiendo por aquí, me gustó porque es distinta y Suite Française es distinta a las películas que normalmente retratan la Segunda Guerra Mundial, aunque de igual forma suceden muertes injustas y el final es frío,  me alivia saber que no está basada en hechos reales.

Lo triste sí, es que la historia la escribió una mujer mientras vivía la época del nazismo,”Irene Némirovsky” una escritora de padre judío; es curioso que este dato lo suelten al final de la historia, ok, entiendo que al principio no hubiese quedado bien que lo pusieran pero, ¿En serio? ¿Terminada la película me tenía que quedar pensando en que una mujer que vivió esa época fue la que escribió esa novela? Ese era el plan del director ¿Ponerme a pensar que quizás era ella la que soñaba con encontrar un amor así? ¿O quizá deseara tener otro nombre o nacionalidad para no perecer en ese mundo cruel? O simplemente era su imaginación volando lejos para evitar la locura, mientras ella se ocultaba en una suite francesa por el único motivo que la convertía en blanco de los Nazis, ser judía.

La autora: Irene Némirovsky.

Me gustan las historias que me dejan pensando. De más está decir que recomiendo el libro, lleva el mismo título que la adaptación “Suite Française”

Hasta pronto…

#AS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s